CÓMO ELABORAR UN BUEN VINO: TAREAS DE JULIO

CÓMO ELABORAR UN BUEN VINO: TAREAS DE JULIO

Compártelo:
Cómo elaborar un buen vino - tareas de Julio

A todos nos gusta un buen vino; disfrutar de sus sabores, aromas, en compañía o en solitario… Pero ¿qué hay detrás de él? En esta serie de artículos titulados “Cómo elaborar un buen vino” os explicaremos todas las acciones que llevamos a cabo a lo largo de todo un año para poder producir nuestros mejores vinos.

En el artículo de hoy hablaremos sobre las tareas que hemos estado realizando este último mes y en las cuales seguimos trabajando. Casi todas las labores realizadas en nuestros viñedos se llevan a cabo de manera manual exceptuando unas pocas.

Dicho esto, y en primer lugar, la primera labor a mencionar es el despunte manual. El despunte se basa en cortar los extremos de los sarmientos, que son las ramas de las cepas, para interrumpir y limitar su crecimiento. Dependiendo del tipo de viñedo (emparrado o en vaso) la manera de realizar esta tarea variará.

En los viñedos emparrados se hace una labor que es la continuación de otra realizada en el mes de junio. Esta consistente en meter los sarmientos en crecimiento entre los alambres para que estos crezcan en sentido vertical. De esta forma, una vez que el sarmiento supera la altura del alambre superior, se cortan las puntas con una tijera. Con esta labor nos aseguramos de dejar una superficie foliar suficiente para el buen desarrollo de la vid y favorecer la aireación de la planta a la vez que se permite el paso con el tractor, evitando así causar daños en los sarmientos.

En las viñas en vaso el objetivo del despunte es generar menos oposición a la fuerza del viento que puede arrancar sarmientos de la cepa, mejorar la aireación del centro de la cepa y permitir la circulación del tractor para no hacer daños al sarmiento.

La segunda tarea principal que hemos estado llevando a cabo ha sido deshojar de manera manual. Esta labor se basa en arrancar las hojas (una a una normalmente) que cubren el racimo para que de esta manera este tenga una mayor exposición al sol y al viento y, además, lleguen mejor los tratamientos fitosanitarios.

Por último, la tercera labor que hemos llevado a cabo ha sido la aplicación de tratamientos fitosanitarios. Como sabemos, las dos principales enfermedades que pueden afectar al viñedo, y como consecuencia, al vino, son el Mildiu y el Oídio. Ambas enfermedades son producidas por hongos y están presentes continuamente en el entorno que rodea a las cepas y en las partes leñosas. Por ello, los tratamientos se aplican únicamente cuando se han producido las condiciones de humedad y temperatura favorables para el desarrollo del hongo o cuando se prevé que se puedan desarrollar.

Si has disfrutado este artículo, te invitamos a que te pases por nuestro canal de YouTube, en el que cada sábado subimos un video tratando el mismo tema que aquí con una mayor profundidad. El video relacionado con este artículo saldrá el sábado 31 de julio. Además, si prefieres el formato podcast, en nuestra cuenta de Spotify podrás encontrar el audio del video cada domingo, comenzando este 1 de agosto de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *