LOS CUIDADOS DEL OLIVO: EL MES DE AGOSTO

LOS CUIDADOS DEL OLIVO: EL MES DE AGOSTO

Compártelo:
cuidados del olivo agosto

Son muchos los que piensan que Rioja Alavesa está compuesta por viñedos únicamente, pero, pese a su inferioridad numérica, los olivos también han formado y forman parte del ecosistema de la zona. Hace alrededor de un siglo, los campos de esta región estaban formados por tres tipos de plantaciones principalmente: la vid, los olivos y el cereal. Posteriormente, alrededor de los años 70-80, fueron muchos agricultores los que se decantaron por centrarse en el cuidado de la vid. De esta manera, se comenzó a plantar viñedo en las tierras de más fácil acceso, dejando los olivos en las laderas y otros lugares de más difícil acceso. Debido a esto, a día de hoy podemos encontrar cierto número de olivos en los alrededores de algunas viñas, siendo muchos de ellos árboles centenarios.

Además de esto, el olivo no es solo un árbol que se utilice para elaborar aceite, sino que también sirve como cobijo de insectos, reptiles o aves que forman parte del ecosistema natural necesario para el buen desarrollo de la vid.

Al ser el olivo un árbol que no pierde sus hojas puede llegar a parecer que a lo largo de todo el año se mantiene igual, pero no es así. Si nos acercamos a él, iremos viendo a lo largo del año cambios en el color de las hojas, lo podaremos y formaremos nuevos brotes, se volverá blanco en floración, las pequeñas aceitunas irán creciendo…

Es por ello por lo que en el artículo de hoy nos queremos centrar en las pocas pero imprescindibles labores a llevar a cabo a lo largo del mes de agosto para obtener un desarrollo óptimo de nuestro olivo.

A lo largo de este mes se podrán realizar dos labores principalmente: por un lado, se pueden eliminar los brotes y chupones nacidos en el suelo y tronco que compiten con el resto de las ramas, a la vez que dejamos limpio el suelo y tronco lo que nos facilitará las labores de recogida cuando llegue el momento. Por otro lado, en caso de que sea un verano caluroso, podemos regarlos un poco devolviéndole la alegría al árbol.

Dicho esto, aquí termina el artículo introductorio a los cuidados del olivo. La semana que viene hablaremos sobre cómo se creó el vino y nos centraremos en la evolución de este. Si has disfrutado este artículo, te invitamos a que te pases por nuestro canal de YouTube, en el que cada sábado subimos un video tratando el mismo tema que aquí con una mayor profundidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *